Saltar al contenido

La vida de un productor musical

Preguntas y respuestas con el productor musical y ganador del GRAMMY®, Chuck Ainlay

¿Cómo es el proceso de transformar una canción desde el concepto hasta llevarla a los primeros puestos de las listas de éxitos? El productor de música Chuck Ainlay nos explica cómo funciona un estudio de grabación entre bastidores y comparte con nosotros sus experiencias personales de trabajo con artistas como Mark Knopfler, Lee Ann Womack, George Strait o Taylor Swift. Sigue leyendo para descubrir cómo es un día en la vida de un productor de música ganador de un GRAMMY®.

P: ¿Qué te inspiró a convertirte en productor musical?

Ainlay: Recuerdo que cuando era joven observaba los créditos en la parte posterior de las cubiertas de los discos y pensaba en lo genial que sería ayudar a crear esa música. ¿Te puedes imaginar lo increíble que sería ser George Martin y decir que produjiste a los Beatles?

P: ¿Cómo es un día normal en la vida de un ingeniero de audio?

Ainlay: En realidad no hay días normales y eso es lo que me encanta de este trabajo. Supervisar una sala llena de músicos y conseguir que una canción tome forma es la razón de mi vida, pero algunos días pueden ser mucho más mundanos y técnicos. El proceso de mezcla es otra de las áreas en las que uno se puede perder en la música. A veces, después de mezclar durante todo el día, puede llevarme literalmente horas regresar a la realidad.

P: ¿Cuál de los discos que ha producido es su favorito?

Ainlay: Mi favorito siempre es el último que produzco; en este caso, “Cold Beer Conversation” de George Strait. Sin embargo, resulta difícil elegir solo uno. Algunos discos han tenido un gran éxito comercial, lo que es estupendo, pero también hay otros discos que quizás nunca nadie escuche y que son igualmente excelentes. Es maravilloso tener la oportunidad de trabajar con personas que entran en el estudio de grabación y simplemente te dejan fascinado.

P: ¿Podría darnos algún ejemplo específico?

Ainlay: Se me viene a la mente un momento particular cuando trabajé en el álbum de Lee Ann Womack hace algunos años. La banda estaba practicando la primera canción cuando ella apareció en el estudio. Desde el momento en que entró en la cabina de grabación de voz y comenzó a cantar se me puso la piel de gallina por todas partes. La banda se alimentaba de su energía y toda esa semana resultó mágica. Era el disco “The Way I’m Living”, que fue nominado al GRAMMY® como mejor álbum de música country y como mejor arreglo para álbum de música no clásica.

P: ¿Qué se siente ver cómo los artistas crean su música?

Ainlay: Nunca olvidaré la primera vez que trabajé con Dire Straits y Mark Knopfler, grabando pistas de guitarra adicionales desde la sala de control. En ese momento, estaba pensando que Mark, probablemente uno de los mejores guitarristas de la historia, estaba sentado justo a mi lado, tocando un solo increíble.

P: ¿Prefieres trabajar con grandes nombres o con nuevos talentos?

Ainlay: Ambos. Sabes que has triunfado cuando te piden colaborar en el álbum de un artista reconocido, pero el alma de lo que hacemos está en los nuevos artistas desconocidos. Recuerdo cuando trabajé en el primer álbum de Taylor Swift cuando ella tenía unos 16 años. Aquel día llegué a casa y le dije a mi esposa que esa chica iba a llegar muy lejos. Son álbumes como ese que afirman tu carrera y te permiten avanzar.

P: ¿Qué sentiste al ganar tu primer GRAMMY®?

Ainlay: Nunca olvidaré cómo me sentí en el momento en que me dijeron que había ganado el GRAMMY® al mejor álbum de sonido Surround. Me encontraba en Utah, en un viaje de esquí con un grupo de amigos. Estaba terminado el día y estábamos disfrutando del jacuzzi cuando recibí la llamada de un amigo desde la ceremonia para darme la gran noticia. Esa tarde fui el tipo más interesante del jacuzzi.

P: ¿Qué tiene de especial High-Resolution Audio?

Ainlay: Gracias a High-Resolution Audio, ahora los consumidores pueden descargar música en casa o escucharla en un dispositivo portátil y disfrutar de un sonido exactamente igual al del estudio. Se acabó la calidad apagada de los archivos MP3 de datos comprimidos. Además, con la alta frecuencia de muestreo y la profundidad de bits, es como estar en el momento que se hizo la grabación.

Música y vida: tendencias y noticias para los amantes de la música y los audiófilos.