Saltar al contenido

Deshazte de tu colección de CD

Del CD al formato sin pérdida

Si tus CD se están acumulando polvo en casa, es hora de dejar el pasado atrás y comenzar a pensar cómo mejorar tu experiencia de escucha musical.

¿Estás pensando en copiar toda tu colección de CD? Haznos caso, vale la pena. Piensa que una colección de música digital sin pérdida permite ahorrar espacio y, además, podrás llevarla contigo fácilmente y realizar copias de seguridad en un disco duro externo. Si tienes una enorme colección de música, también es más fácil y rápido localizar un álbum o una canción en particular. Además, podrás acceder a tu biblioteca desde el smartphone o tablet.

Así es como se copian tus CD y se transfieren a un formato sin pérdida.

Elige tu archivo de música

Existen varios formatos sin pérdida. Estos son nuestros favoritos:

FLAC

FLAC (Free Lossless Audio Codec) es un formato comprimido que permite que el tamaño de los archivos sea compacto y, además, es un formato sin pérdida, lo que significa que su calidad es equivalente a la de CD. Al convertir audio de CD a FLAC, el tamaño original se reducirá en un 50 %. Por ejemplo, una canción de tres minutos en un CD ocupa de 30 a 40 MB, mientras que en FLAC ocuparía de 15 a 20. Si tu prioridad es la calidad de sonido, FLAC es lo que buscas.

Apple Lossless

Apple Lossless Audio Codec (o ALAC) fue desarrollado por Apple y funciona con iTunes, tu iPod y iPhone (también es compatible con otros software y hardware de reproducción). Al igual que FLAC, es un formato comprimido que admite metadatos y ocupa el equivalente a un 40-60 % de un CD sin comprimir. Si adoras los productos Apple, este es para ti.

AIFF y WAV

AIFF (Audio Interchange File Format) y WAV (Waveform Audio File Format) son formatos sin pérdida no comprimidos. Esto significa que los archivos copiados ocupan lo mismo que en un CD (10 MB por minuto de sonido estéreo). Debido a su gran tamaño de archivo, son menos prácticos que FLAC y Apple Lossless, ya que necesitarías el doble de espacio para la misma biblioteca). Como ventajas, AIFF y WAV son compatibles con múltiples dispositivos y software.

Elige un software de copia

Una vez que hayas decidido qué formato digital vas a utilizar, es hora de pensar en el software de copia. Aquí tienes un par de opciones para elegir:

Max (para usuarios de Mac®)

Es una aplicación gratuita disponible para equipos Apple con Mac OS® X 10.4 y superior. Crea archivos de audio en cuatro formatos sin pérdida. Si tus CD están algo rayados, puede corregir los errores que ocurran durante el proceso de copia. Si buscas una calidad de sonido excelente y diversas opciones de codificación, esta es tu aplicación.

Exact Audio Copy (para usuarios de PC)

Si utilizas Windows y quieres convertir tus CD a FLAC, Exact Audio Copy es una gran elección que ofrece la mejor corrección de errores gratis. Si hay algún error que no pueda corregirse, te dirá en qué momento se produjo para que puedas controlarlo con el reproductor multimedia. Es el software que todos los melómanos prefieren.

iTunes (para usuarios de Mac® y PC)

Seguramente ya tengas iTunes en tu PC o Mac®, así que esta opción te evitará la molestia de descargar e instalar una aplicación de copia independiente. iTunes puede copiar CD en tres formatos sin pérdida (Apple Lossless, AIFF y WAV) y ofrece corrección de errores para discos dañados. También recupera automáticamente información sobre álbumes y artistas de Internet.

Encuentra el sistema de sonido perfecto

Ahora que copiaste con éxito tus CD a un formato sin pérdida, es hora de empezar a escuchar tu nueva biblioteca de música digital. Para sacar el máximo provecho de tus nuevos archivos de música sin pérdida, debes asegurarte de tener el equipo de audio de alta resolución perfecto para reproducirlos. El reproductor HDD HAP-Z1ES Audio High-Resolution de Sony es un sistema de sonido que emocionaría a cualquier audiófilo.

Es compatible con formatos de High-Resolution Audio, como DSD, FLAC, WAV y ALAC, así como formatos comprimidos, como mp3, AAC, ATRAC y WMA. Además, el motor de remasterización Direct Stream Digital (DSD) resamplea tus archivos de música comprimida a DSD, un formato de alta resolución con decodificación de audio de 1 bit para convertir de digital a análogo. El audio se reproduce con calidad similar a la grabación original y se restaura el detalle y tono que se había perdido anteriormente en el proceso de compresión.

Otra ventaja es que puedes descargar la aplicación HAP Music Transfer en tu PC para sincronizar y copiar todas tus pistas en el HAP-Z1ES mediante Wi-Fi®. La próxima vez que descargues una pista o álbum en servicios de música de alta resolución como HDtracks o Qobuz, se transferirá automáticamente. Si quieres descargar música de alta resolución en tu PC o Mac®, echa un vistazo a aplicaciones como JRiver Media Center, BitPerfect y Audirvana Plus. Y si tienes una biblioteca de música grande (con CD y archivos de música de alta resolución), la aplicación HAP Music Transfer es fácil de incorporar en tu sistema actual.

Una vez que realices tu elección, ya estás listo. Puedes dejar a un lado tus CD con la tranquilidad de haber extraído los mejores archivos de audio. Prepárate para escuchar tu música de un modo totalmente distinto.

Música y vida: tendencias y noticias para los amantes de la música y los audiófilos.